19 de noviembre – Día Mundial del Saneamiento

El 19 de noviembre se celebra el Día Mundial del Saneamiento, decretado por la Organización de las Naciones Unidas (ONU) en 2013, para dar cuenta de la importancia del acceso a saneamiento que, junto con el acceso al agua, ha sido reconocido como derecho humano.

En la actualidad, según cifras de la Organización Mundial de la Salud, 4.200 millones de personas no disponen de un saneamiento seguro, y el 40% de la población mundial (es decir, 3.000 millones de personas) carece de instalaciones básicas en sus hogares para lavarse las manos con agua y jabón. En todo el mundo, el 80 % de las aguas residuales que genera la sociedad vuelve al ecosistema sin haber sido tratada ni reutilizada.

El tema elegido para este año es “saneamiento sostenible y cambio climático” porque se ha hecho indispensable lograr que los sistemas de saneamiento puedan resistir a los efectos de un cambio climático que se intensifica año a año y, a su vez, sean sostenibles. Miles de millones de personas disponen, o carecen completamente de ellos; si no se trabaja en ese sentido, el cambio climático afectará o destruirá los servicios de saneamiento de un gran número de personas que son deficientes y vulnerables. 

El saneamiento sostenible comienza con un inodoro, instalado en un lugar seguro y accesible, que recoge eficazmente los desechos, para su posterior tratamiento y la eliminación segura en el medio ambiente. Pensando además, en la posibilidad de la reutilización segura de los desechos ya que, no sólo contribuye a ahorrar agua, reduce las emisiones de gases de efecto invernadero y las captura para la producción de energía, sino también puede proporcionar a la agricultura una fuente fiable de agua y nutrientes.

En AySA se trabaja fuertemente para lograr el acceso de saneamiento seguro a toda la comunidad. En la actualidad la Empresa cuenta con 20 plantas depuradoras y brinda este servicio esencial a más de 8.5 millones de personas de la ciudad de Buenas Aires y de 26 partidos bonaerenses, y tiene en marcha la obra de infraestructura Sistema Riachuelo que va a permitir solucionar integralmente la capacidad de transporte de los desagües cloacales, mejorando la calidad del servicio y evitando la contaminación del Riachuelo por efluentes cloacales. Esta gran obra permitirá mejorar la prestación del servicio a más de 4.3 millones de personas e incorporar a 1.5 millones de habitantes a la red de cloacas.